lunes, 13 de julio de 2009

menarca

El 9 de julio fue el día de la independencia. Y en que mejor día a mi hija se le ocurrió dejar de ser mi nena adorada, de ser mi bebé, mi mocosita linda para transformarse (con una naturalidad y una displicencia que no hace más que ratificarla en toda su escencia) en una igual.

Algunas de la cosas que tendré que hacer de ahora en más:
  • Duplicar la compra mensual y enseñarle a elegir según el color y la capacidad de absorción.
  • Recordarle cada dos horas que chequee.
  • Lavar manchas.
  • Decirle que se duche y se lave la cabeza.
  • Reírnos de las abuelas que creían que si hacías eso se te cortaba.
  • Recordar también anécdotas relacionadas con la mayonesa casera y la crema.
  • Temblar y sufrir mientras que pienso si toda la información que le dí será suficiente o si me habré pasado de la raya.

1 comentario:

amandastein dijo...

Yo ya dupliqué la compra y creo que en el algún momento la triplico con la menor. Lo bueno es que nunca te quedás sin toallitos, tampones y demás ;-)
Felicitaciones